Tatuajes y la Trinidad

publicado en: Artículo de revista | 0

tatoo

Mi sobrino tiene un tatuaje en su biceps derecho: una simple cruz gótica. Tiene menos de 30 y lo veo poco, a veces en casa de mi madre. Como muchos otros de su generación dejaron el catolicismo después de la Confirmación. No estaba en desacuerdo con las enseñanzas doctrinales o morales de la Iglesia, ni estaba peleado con el clero. La Iglesia desapareció de su vida apenas tuvo su primer trabajo y dejó la casa.

Sin embargo, hay está el tatuaje, después de dejar la Iglesia: una cruz gótica. ¿Qué significado tuvo para él y por qué un tatuaje? ¿Por qué en la época del descarte alguien quiere hacerse un tatuaje indeleble?

Sacramento era el juramento del servicio militar de por vida que hacían los romanos. ¿La marca de su brazo que evoca a Jesús es un sacramento para mi sobrino? Parece que quisiera entregarse a algún Cristo, a alguna Fe, a algo más grande que él? Por más que la sociedad actual esté en contra de los tatuajes, quienes los sufren indican en su carne una orientación intrínseca a algo espiritual.

Mi sobrino no había caído en alguno de los ateísmos de hoy. Algo se perdió en su alma cuando sus padres se divorciaron. Estuvo junto al lecho de muerte de su abuela. Nadie lo convenció de dejar la Iglesia. La Iglesia no decía nada que le interesara oír.

Para bien o para mal, la Iglesia tiene sus celebridades, que la influyen y al mundo también. Francisco, o el espíritu que intenta infundir, podría ayudar a mi sobrino.

Hace dos mil años un galileo entró en las promesas de Israel de un modo que necesitaba el reconocimiento de su divinidad. El mismo Jesús, que se proclamó el Mesías, se dirigía alguien como su Padre. Prometió el Espíritu de Fuerza. La Trinidad, surge de la historia, no de la teoría. Dios es misterio, no puede ser encapsulado. En sí mismo, Dios es diálogo. Dios es a la vez la unidad que la razón busca, y el drama de la diferencia, que el corazón humano busca.

Cuando las fuerzas humanas, que crean y mantienen espiritualidad, parecen acabadas, surgen de nuevo, incluso en la carne de un joven. ¿El tatuaje es una forma de auto expresión, sincera y triste, para quienes se cansaron de oír meras palabras sin alma? Buena pregunta. Aquí va otra: ¿La Trinidad grabada en el corazón del cristianismo, dice algo sobre el espíritu humano? ¿Nos habla un misterio más hondo y amoroso de lo que podamos imaginar?

Deuteronomio 4: 32-34, 39-40  Romanos 8: 14-17  Mateo 28: 16-20

 

Artículo extraído de:

La voz del Peregrino

Ejemplar Agosto 2015

Autor: Terrence Klein, Dodge City

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *